miércoles, 31 de diciembre de 2008

En pie de lucha


Por: Millizen Uribe

Aunque días atrás en el artículo ¡Feliz! escribí que pasaría estos días en total asueto navideño, hubo un tema que definitivamente “me sacó de las fiestas”. Se trató de los indultos navideños, que un grupo de jóvenes hemos denominado “insultos”.

Así, como forma de combatir toda la indignación que sentí cuando me enteré que después de que el Poder Judicial se había “empantalonado” contra los casos de corrupción, en los que estaban envueltos la señora Vivian Lubrano y unos implicados del Plan Renove, el Ejecutivo echó para atrás esa decisión al concederle los indultos (insultos) navideños, el lunes pasado yo también me vestí de negro y acudí al Parque La Lira a expresar mi inconformidad con esta decisión.

La experiencia fue muy gratificante, pues, aunque llegué un poquito tarde ya que estaba trabajando, pude ver como todavía aquí en el país hay muchas personas, entre ellos jóvenes, que nos mantenemos en pie de lucha contra las medidas que se toman en contra de la soberanía y del bienestar del país.

Además, fue muy chulo el reencontrarme, precisamente en la lucha, con amigos que hacía mucho no veía. Al estar ahí y sentir la rabia, la indignación colectiva y el deseo de lograr el bienestar de este país que emanaba de todos los presentes, reafirmé que no hay una mejor forma de recibir el 2009 que en pie de lucha.

Atentos y atentas a cualquier intento de socavar esta media isla, dando el frente y demostrando que aquí no todo está perdido y que inclusive en los días festivos, tan anhelados por nosotros los jóvenes, no descansaremos de nuestra gran causa y que no lo pensaremos dos veces para venir a entregar nuestros corazones.

Indultos de Navidad


Por: Guillermo Peña Capellán

Los indultos a Vivian Lubrano, Franco Badía, Antonio Marte, Alfredo Culinario, (Cambita), Amaro Guzmán, Gervasio de la Rosa, y demás personajes de la historia; son los regalos de navidad que nos da el Excelentísimo Señor Presidente de la República Dominicana, Dr. Leonel Fernández.

La ley de indultos se incumplió totalmente al obviar los requisitos legales: Cumplir la mitad de la condena y desarrollar un buen comportamiento en la cárcel. ¡Qué vergüenza mi país!

Si bien las recomendaciones de la Comisión de Indultos no son vinculantes a la decisión del Ejecutivo, no tomar en consideración a los comisionados, es una señal de irrespeto a ellos mismos y a la institucionalidad.

Un escándalo tras otro sin aclararlo. Ya la desesperanza nos cobija y el desánimo es parte de nuestro diario vivir.

Estamos inconformes, pero no nos movilizamos para expresar nuestro rechazo. Por ello, los politiqueros se burlan de nosotros con estos insultos a la conciencia nacional.

No queremos seguir como estamos, pero el miedo nos cohíbe a reclamar lo que en derecho nos pertenece. ¿Y entonces qué hacemos?

Ponernos en movimiento es la respuesta. Y el Lunes 29 del mes en curso trasladarnos hacia el Parque La Lira a las 4:00p.m. para apoyar la convocatoria del grupo de jóvenes concientes La Яevuelta.

Allí, manifestemos nuestra oposición a esos indultos sinvergüenzas. Vestidos de negro, contra la impunidad. Porque otra República Dominicana es posible.

lunes, 29 de diciembre de 2008

Indultemos este nuevo año 2009



Por: Crystal Fiallo

He llegado de vacaciones a mi preciosa isla y me he encontrado con tremendo nudo institucional, político, social y económico. El último no sólo lo he sentido estando aquí, sino también en suelos extranjeros producto de la famosa crisis mundial.

Accidentes en carreteras peligrosas, los mismos dolores de cabeza con el presupuesto, la cámara de cuentas, indultos cínicos, delincuencia a la máxima potencia, y lo que es más triste, una ciudadanía que cada día maltrata su esperanza.

Muchos se han pronunciado respecto a los indultos otorgados a los personajes responsables de fraudes tan atroces como el caso Baninter y el plan Renove por lo que limitarme a ese caso sería una pérdida de líneas que me circunscribe a una sola cuestión en esta maquinaria de dificultades.

Desapruebo por completo ese accionar meramente político y ahora, desde una perspectiva más acabada sobre el tema de gobernabilidad, me pregunto si esto es lo que los políticos llaman ensuciarse las manos para generar un clima de paz y dominación.

Este artículo pretende expresar mis ganas como joven de recibir señales de esperanza para mi generación y las futuras. Este conjunto de párrafos busca plasmar deseos y metas para este nuevo año 2009 que incluyan a la juventud dominicana en reconstruir nuestra querida y herida isla.

Un indulto es un perdón y no un olvido. Mi padre siempre me recuerda que la cara más preciosa del amor es el perdón, y no todos sabemos cómo y cuándo hacerlo. Algunas veces cuando perdonamos ya es demasiado tarde, y otras, demasiado rápido.

Uno de los deseos más importantes para este nuevo período es que indultemos este nuevo año 2009 dándonos la oportunidad de avanzar replanteándonos nuestras metas y visiones.

Si indultamos al 2009 entonces podemos incluir a la juventud en una reconstrucción nacional desde todas las perspectivas. Podremos escupir los actos de corrupción, de violencia, de falta de rendición de cuentas.

Asimismo el 2009 debe ser un año donde nuestros muros nacionales se abran a los aconteceres internacionales y los problemas podamos observarlos desde un cristal global. De esta forma, no copiar errores o calcar triunfos serían parte de la construcción de nuestra agenda de desarrollo. Una meta que no puede seguir postergándose.

El 2009 debe y será un año de reflexión respecto a nuestros mecanismos democráticos y los líderes que hoy los “promueven”. En consecuencia, este nuevo año deberá ser tiempo de cuidar, mimar y defender nuestra hermosa carta magna, porque si seguimos permitiendo las alteraciones impulsivas y la falta de control y de propuestas sustanciales, entonces si será un simple “pedazo de papel”.

Por otro lado ¿somos los únicos con problemas? Guinea, Zimbawe, Israel, Mozambique, Palestina, Colombia, Irak, la India, deben ser nuestros parámetros de verdaderos caos. Las guerras, el odio, la incomprensión, las intervenciones, el fanatismos extremo, son enormes obstáculos para el desarrollo. Los nuestros son mínimos frente a estos.

Nuestro panorama no es más que un enorme nudo que pocos están dispuestos a desenredar. Pero mientras pasa el tiempo, y más años nuevos vienen y van y no trabajamos de manera integral nuestras deficiencias seguimos concibiendo una generación decepcionada y marginada que puede convertirse en el peor enemigo de la paz.

Aquellos abandonados y excluidos de los servicios básicos para un mínimo de calidad de vida no tienen más alternativa que actuar como humanos sobreviviendo. Entonces, no son culpables, son víctimas.

En el 2009 debemos recordar lo que hoy quieren que mañana olvidemos. Todos los eventos cruciales que formaron nuestra historia y la del mundo que sirvan de resorte para mirar hacia delante.

“Lancemos zapatos” contra la indiferencia. Indultemos el 2009 y démosle paso a la esperanza y la participación de cada uno de nosotros/as: esa es la única solución.

jueves, 25 de diciembre de 2008

El Presidente "es el que sabe"


Por: Amelia Deschamps


En este país de maravillas El Presidente es el que sabe?*

*Vivimos en una democracia de m..., llena de teóricos como yo o como misamigos, mis padres y otros más del "Club del los Pendejos" (perdónamePablo), que creemos que esto algún día funcionará, pero estamos equivocados:*

*El Presidente es el que sabe.*

*Se equivocó la Suprema cuando en su GRANDIOSO FALLO de Sun Land, dijo que"el recurso de inconstitucionalidad sólo puede ser interpuesto por lospresidentes del Senado y la Cámara de Diputados"?*

*¿Y saben por qué se equivocó la Suprema?*

*Porque aquí en este país, El Presidente es el que sabe.*

*Porque no importan los juicios históricos, las fiestas por las victorias enlos tribunales ni llevar hasta las últimas consecuencias los expedientes delos casos que han provocado que nuestro país se encuentre en la más vil delas miserias.*

*A fin de cuentas, El Presidente es el que sabe?*

*Hoy yo me pregunto. De qué sirve hacerse profesional en este país ytrabajar duro cada día y con honestidad si al final de cuentas siendocorrupto se vive mejor.*

*"Total, si se descubre el caso me enfermo y me mandan al otro día pa´ micasa? siempre y cuando llegue a juicio el asunto"....Mañana saldrán losotros.*

*Mientras Juanito Pérez tiene 10, 15, 20 años preso por robar un salami? ynadie se acuerda de él.*

*No justifico ni una cosa ni la otra, tampoco soy abogada ni juez pero losfallos están ahí y me duele que en este país cierto tipo de maravillas, sólose den cuando hay influencias y dinero de por medio.*

*Me duele que estemos saturados de leyes para no cumplirlas y deinstituciones infuncionales llenas de "funcionarios" cuya función es sercasi militares "sí señor" y no pensar.*

*Sr. Presidente, como usted es el que sabe.*

*Dígame si los jóvenes debemos aprender a robar y a desfalcar (para que cambiemos de universidad).*

*Dígame si tenemos que estudiar "POLÍTICA DOMINICANA" para no estudiarderecho.*

*Dígame en qué partido hay que inscribirse, pa que el carguito salga bueno y permita poderse montar en una jeepeta mañana. *

*Porque eso es lo que se aprende día a día en este país, en la historia quese escribe a través de los medios y que leemos y vemos cada mañana, cadatarde y cada noche.**Como todo lo sabe, Señor Presidente? dígame si las palabras "dignidad" y"valores" desaparecieron totalmente del diccionario de la política dominicana.***

viernes, 19 de diciembre de 2008

La discriminación en bares nocturnos

Por: Guillermo Peña

Es indignante y vergonzoso para nuestro país que existan bares y discotecas que discriminen, pero más irritante es el silencio y la complicidad de las autoridades.

La discriminación social es más frecuente que la racial en éstos establecimientos, porque cuando una persona de color asiste a alguno de los bares, y se le nota vestimenta a la moda o un carro lujoso, le abren las puertas sin cuidado, de lo contrario comienzan las excusas como: “es una fiesta privada”, “¿Tienen invitaciones?”, “no se puede entrar en jeans, ni tenis” o simplemente “no puede entrar”.

La embajada estadounidense ha prohibido a sus empleados que frecuenten aquellos lugares, aquí caso omiso le han hecho las autoridades a las constantes denuncias de discriminación en bares nocturnos.

Justificar estas discriminaciones es obviar la dignidad humana y el derecho de no- discriminación consagrado en la Constitución Dominicana y en varios Tratados Internacionales, entre los que cabe destacar: La Declaración Universal de los Derechos del Hombre de 1948, Declaración Universal de los Derechos Humanos, Convención Americana de los Derechos Humanos y la Convención Internacional sobre eliminación de todas las formas de Discriminación Racial, todas firmadas por nuestros congresistas. Además el Código Penal Dominicano, en su artículo 336 condena la discriminación.

Las constituciones más actualizadas prohíben de manera expresa la discriminación, sustentándose en la igualdad de todos ante la ley.

Es oportuno incluir en la reforma que se avecina un artículo que sancione a los establecimientos comerciales que discriminen.

Uno de los derechos fundamentales es la no- discriminación, por razón de nacimiento, sexo, raza o cualquier condición personal o social. Es hora de sancionar éstos establecimientos. No podemos quedarnos callados ante el abuso. No seamos cómplices de estas actuaciones, no hay excusas que valgan para discriminar.

Me hubiese encantado conocerlo

Por: Millizen Uribe

Don Cuchito esto…don Cuchito aquello, constantemente solía escuchar por los pasillos y oficinas del periódico Hoy.

Y es que aunque hacía unos meses que, por motivos de enfermedad, Don Mario Álvarez Dugan, no iba al periódico con la frecuencia de años atrás, su nombre permanecía latente en las mentes y en los corazones de sus compañeros de trabajo.

“Don Cuchito está mejor” decía alguien al pasar o “ayer fui a visitarlo” decía Rosario Tifá con frecuencia, a través de quien le daba seguimiento directo a su estado de salud.Así ese domingo en la mañana cuando llegué al periódico, resignada a iniciar mi jornada dominical, Suedi, una compañera de trabajo, me recibió con la triste noticia: “falleció el director”. No lo conocí. Sólo lo ví un par de veces y fue a distancia.

Nunca lo traté, sin embargo por lo que oí de él, era una persona afable, con buen sentido del humor y muy agradable, definitivamente me hubiese encantado conocerlo. Y es que con saber que fue uno de esos buenos periodistas, que aman y dedican su vida entera al trabajo en los medios, me basta para amarlo.

Hoy acudí a la funeraria con mis compañeras y compañeros de trabajo a darle un último adiós. Esto es lo menos que se merece Don Mario, por haber desempeñado el periodismo con honestidad y pluralidad.

Eso y darle las gracias por ser un ejemplo más para esta nueva generación de periodistas que estamos llegando a los medios de comunicación y que estamos tan ávidos de buenos ejemplos que seguir. Adiós Don Cuchito y descanse en paz.

Kafka, Marat y el “populismo judicial”


Por: José Carlos Nazario

Pena nos da la secuencia de ataques desmedidos de muchos sectores que anteriormente han estado comprometidos con la institucionalidad. Lo decimos con desaliento, debido a que se nos caen, con ello, altares construidos desde la más temprana adolescencia. Escriben del estado decadente del Poder Judicial con la limpia cara de quien nada debe. Como si sus lectores no supieran quiénes les respaldan, quiénes son los dueños de sus plumas.

Las deslizan (las plumas) con el ímpetu de los poseedores de la verdad, sin importar lo que se lleven por delante. Alguna vez los hemos creído grandes representantes de los mejores intereses, nos queda el desencanto. La alusión a Kafka de aquellos que se atrincheran en un medio para ejercer su legítimo derecho al pataleo, no nos lleva a El Proceso, sino a La Metamorfosis. Al parecer hay sueldos que valen el precio de las mejores conquistas de nuestro país. Hay lealtades que hacen desdecir convicciones y empujan a convertirse (a los otrora defensores) en grandes detractores de esos procesos.

La reforma del sector justicia, iniciada en 1994 a raíz de una crisis política, no puede deslucirse (tras una crisis personal) por las pretensiones de algunos que se creyeron intocables. Queremos independencia, queremos una administración efectiva de la justicia cuando son otros los que pasan por el cedazo. Marat, el revolucionario francés, pidió trescientas cabezas antes de encontrar el puñal en la bañera. Otros, menos dignos, lo hacen tras el golpe seco de la sesera propia en el suelo; caiga lo que caiga.

miércoles, 17 de diciembre de 2008

Yo no creo que podrás dormir tranquilo


Por: Hecmilio Galván

Después de dejar una larga estela de sangre tras de ti.

Después de dejar un millón de huérfanos, medio millón de viudas, y más de 3 millones de mutilados

Después de convertirte en el Señor de la Guerra y de los cañones.

Después de hacer brotar un mar de sangre y un océano de lágrimas.Después de hundir la economía mundial.

Después de reírte de los millones que salieron a repudiar tu presencia por donde quiera que pisasteis.

Ahora campante y sonante piensas dar un portazo tras de ti, e irte con tu rostro sonriente y la marca de un zapatazo valiente que no pudo ser.

Por lo menos, el mundo, que te aborreció, dejará de ser víctima de tus sandeces. No volveremos a ver (al menos esperamos) las burlescas escenas de tus frases sin sentido, tus delirios guerreristas y, sobretodo, tus insolentes amenazas contra cualquier país que no te rindiera pleitesía.

Los pueblos dignos de Cuba, Bolivia, Irán, Venezuela, Corea del Norte, Rusia y Siria podrán dormir ahora un poco más tranquilos.Contigo también se irán, la Condolencia Rice, los negociantes de la muerte, Cheney y Runsfeld, Paul Wolfowitz y otros, que ni quiero recordarme.

Te vas con tus vuelos secretos, con tus torturas en Guantánamo, con tu Abu Graib, con tus TLC´s, con tus recortes tributarios para ricos, con tu Muro de la Vergüenza y con tu Plan Colombia.

Te vas con tu Guerra Infinita y con muchos más fracasos que éxitos en todos los sentidos.Dejarás solo a Álvaro Uribe, a Alan García y a Calderón, que tendrán ahora que arrastrarse en busca de un nuevo amo.

Nunca, como ahora, el imperio norteamericano fue tan aborrecido.

Tu sucesor, Obama, tendrá que hilar fino para no terminar de echar "este gran país" por el barranco.

Has dejado una mancha imborrable en la conciencia del mundo entero que te detesta a ti, a tus hechos, y que lo transmite a tu falsa libertad, a tu democracia amañada, y al supuesto sueño americano que se desvanece.

Te fuiste sin firmar el Protocolo de Kioto, ni hacer la reforma migratoria, pero también, sin instalar el escudo antimisiles en Europa y sin encontrar al Osama Bin Laden que ustedes mismos crearon.

Te vas dejando el rancho ardiendo y así pretenderás dormir tranquilo el resto de los días que te quedan.

Aunque no haya un juicio justo que castigue tus excesos; aunque no se dé el camino de la justicia formal que te ponga a pagar al menos una parte de tus abominables crímenes de sangre, si no se consigue el castigo por las buenas, aun así, tampoco creo que podrás dormir tranquilo.

Te perseguirán un millón de fantasmas de día y de noche; te perseguirán las fotos de los niños muertos y de los destrozados, los soldados muertos y lisiados y sus madres, los recuerdos de las bombas, las luces destellantes y el sonido insoportable cuando caen y matan.

Te perseguirán, al menos, los rezos de cientos de miles que perdieron sus seres queridos, sus sueños, su tranquilidad, en la maldita guerra que por petróleo te inventaste.Te perseguirán, sin duda, el dedo acusador y el remordimiento eterno.

Ahora no tendrás los miles de perros y sus mascotas cuidándote cuando te desplaces (sólo algunos), ni los blindados, ni los esbirros imperiales, ni las fuerzas especiales, ni los medios comprados para encubrir tus fechorías.

Ahora quizás desciendas de tu trono y vuelvas a ser de carne y hueso.Por eso, no creo que podrás dormir tranquilo ahora que volviste a ser mortal.

No creo que podrás dormir tranquilo, porque puede ser que un día, remota o tempranamente, en la tranquilidad de tu cama, en Texas, te despiertes y veas una lluvia de alguna cosa, que de seguro, no serán simples zapatos, y volverás a escuchar "Este es el beso de despedida, perro".(Con el perdón de los perros)

*En homenaje al valiente periodista Mountazer Al Zaidi y al pueblo iraquí que resiste en medio del dolor.

viernes, 12 de diciembre de 2008

¿Las mismas voces y las mismas historias?

Por: Crystal Fiallo

Mientras el Presidente Fernández planeaba como decirle a la República Dominicana que su economía no estaba tan blindada como nos pintó, me diagnosticaron apendicitis y tuve que someterme a cirugía al otro día de ingresar al hospital Royal County Sussex, Brighton, Inglaterra.

Que antojadiza mi apéndice: venir a querer salir de mi cuerpo en este preciso momento donde me adapto a un país totalmente distinto a mi media isla. Aunque debo decir que conocer el sistema de salud británico fue una experiencia bastante enriquecedora y sin desperdicios. Una intervención quirúrgica lejos de casa difícilmente trae buenas cosas, pero eso sí, me regaló tiempo para descubrir lo que a continuación les cuento.

Los días de reposo me llevaron a ponerme al día con mis lecturas y a explorar la biblioteca del Instituto de Estudios de Desarrollo, Institute of Development Studies (IDS), y buscar datos de desarrollo de mi isla preciosa. Dicha biblioteca es una de las más grandes e importantes en el tema de desarrollo. No pude creer lo que vi, lo que leí. Encontré la recopilación de boletines para la edición “Plan educativo” de los años 90, así como también pequeñas publicaciones sobre Turismo e incidencia en los recursos costeros, Ciencia y Sociedad, Género y Sociedad, Presente y futuro de los bosques y agua dominicana, Mobilidad social y educación, entre otros temas.

Estos boletines recopilan ponencias, artículos, estudios y análisis sobre la situación del sistema educativo a nivel básico y superior en la República Dominicana. Temas tales como: la educación desde una perspectiva de género, igualdad de oportunidades y movilidad social en el sistema educativo dominicano, los medios de comunicación en dicho sistema, economía y educación, entre otros.

Pero lo sorprendente no fueron los temas: lo asombroso fue ver quiénes eran los autores: Magaly Pineda, Ligia Amada, Juan Bolívar Díaz, Carlos Pimentel, José Antinoe Fiallo, Alberto Fiallo, Miriam Díaz, Arismedy Díaz, Manuel Cocco, José Luis Alemán (RIP), Ginny Taulé, Amparo Chantada, Miguel Sang Ben, Rocío Hernández, Issa Conde e Issa Contreras, Virtudes Álvarez, Ivelisse Prats, Jorge Cela, Agustín Navarro, Melanio Paredes, Guillermo Basilis, Tomas González, entre otros. ¿Suenan familiar estos nombres? Debo confesar que sentí un poco de miedo. Darme cuenta de que “casi” las mismas personas de hoy son las mismas personas del ayer; saber que los mismos problemas planteados allí son los mismos que atravesamos hoy en día; leer que las soluciones han estado escritas desde Hostos es una realidad que me aterra.

Estos/as ciudadanos/as son los que durante décadas lucharon por la democracia, la institucionalidad, desarrollo sostenible, y aún permanecen fieles a esas luchas. Me encantaría saber qué sienten todos y cada uno de ellos el día de hoy. ¿Avances? ¿Esperanza? ¿Sostenibilidad? ¿Sera ese el destino de mi generación? ¿Seguiremos gritándole al vacio? ¿Cuánto más tendremos que esperar para poner en ejecución un verdadero Plan de Desarrollo? ¿Existe suficiente literatura al respecto? Hay una crisis, es cierto, pero nunca es tarde para tomar decisiones para las futuras generaciones que siempre son las más impactadas.

Los Fiallo hablaron en su propuesta de una “vinculación formativa con las comunidades territoriales y con las necesidades productivas de cada espacio” generando así un “desarrollo autocentrado y popular”. Estas soluciones siguen adecuándose a nuestro contexto.

Las feministas tocaron en esas publicaciones el tema de la “educación no sexista”, también aplicable a nuestro panorama. Son respuestas que han estado allí y que difícilmente se ha encontrado voluntad, ciudadana y política, para ponerlas en ejecución. Mientras las 3 cicatrices de mi panza sanan les dejo este articulo de reflexión para que entonces reconsideren (cualquiera puede reconsiderar, desde Diandino, hasta el Presidente) la imagen que tienen de las nuevas generaciones. No queremos decir, hacer, sufrir o gritar lo mismo. Quisiéramos ser parte de una generación que evalúe el resultado de la implementación de las propuestas de todos y los que faltaron en la lista antes mencionada.

Desarme o inversión social (ficción)

Por: José Carlos Nazario

Son las doce en punto. No quedan árboles cerca de la cañada. El camino, forrado de piedras, recibe la bendición de las pisadas semi-descalzas de una niña que regresa de la escuela. Los mosquitos se guarecen en las casuchas de hojalata, vetustas y tornasoladas. Se oye ladrar un perro.

Él camina con dejadez, tratando con todas sus fuerzas de olvidar los estirones que su estómago le ofrece como recompensa por no regarlo anoche, por no ofrecerle ni una miga. Habrá que ahogar el hambre, habrá que desordenarla y darle una pela de calzón quita’o.Sigue avanzando. El lugar ya comienza a llenarse de gente. Caminan entusiasmados por aquel pasaje de polvo, de humo, de mimes y poco mimados. Cada uno lleva su sonrisa tallada en el rostro, la realidad no admite otra elusión que la sonrisa. Eso y quizás uno que otro tumbe a cualquiera que ostente lo que no debe. “La felicidad es un maquillaje”, piensa él. Se acerca a la salida del barrio. El jodi’o perro sigue ladrando, le martilla la cabeza.

Un ratón husmea entre la montaña de basura, satisface un hambre que no es distinta a la de nuestro protagonista. Roe con insistencia los restos de un banquete ajeno, lujoso. Lo hace con cada pedazo que encuentra, con cada lata de caviar o de aceituna. Bebe incluso, el pequeño buzo ingiere una gota que pende de la boca de una botella de vino acostada sobre la acera. Él observa y se imagina. Imagina la pareja que disfrutó de aquello la noche anterior, que lo disfruta cada día mientras él deja de alimentarse para que Pedro y Juanita puedan cenar, al menos una noche más.

Piensa en ellos. Tienen tres y cinco años y pronto tendrán que ir a la escuela. Pero no hay cómo ni con qué. Mira el edificio donde la rata, hasta hace poco, rebuscaba entre los desperdicios. Todo un monumento absurdo al borde de aquel páramo de marasmo y pordioseo. Observa que el portón se abre; asemeja aquellas entradas de las ciudades antiguas. Nadie lo abre, algún efecto mágico, automático, hace rodar aquel pesado pedazo de hierro que permite salir, retando el cielo con sus fulgores, un lujoso Mercedes.

Piensa en Tony, su primo. “Tanto nadar para morirse en la orilla”. Vender y vender pa’ acabar sembrado en la talvia con siete tiros en el pecho.Observa atento el interior oscuro de aquel lujoso carruaje posmoderno. El brillo del cristal cede. Desde el interior se asoma un rostro aseado, reluciente; una mujer, cuarentona y bien-puesta. Le hace señas para que se acerque. Él, motivado por tanta abundancia que desborda por la ventanilla, avanza hacia ella. La dama extiende la mano, le ofrece veinte pesos. Le compra su miseria. Y a ese precio, paga sus culpas por el lujo propio que le ha quitado la oportunidad a miles de hombres honestos como él.

El camino desde la calle hasta la entrada del edificio se hace largo. No lo es, pero parece extensísimo entre tantos pensamientos. Piensa en sus hijos, en sus dolores de estómago, en el frio que roza su ingle; el raído poloché que cubre una desnudez que no ha visto agua en dos días, porque las cosas son así. La mira a ella, le sostiene la mirada. Ella, grosera en su pedestal 500 del 2009, le gruñe algunas palabras. Él no la escucha, no la entiende; la decisión ha sido tomada. Coge los veinte pesos con la mano izquierda, mientras acerca la derecha al metal frio. Lo extrae con más violencia de la acostumbrada. Fija la boca del arma en la frente de la dama; no le tiemblan las manos, pero el estómago…

Los combustibles


Los precios del barril de petróleo han bajado los últimos meses a niveles nunca vistos hace tres años. De manera sorpresiva el escenario de carestía cambió.La gasolina ronda hoy por los dos dólares al por menor en gran parte del los Estados Unidos. Se dice que el petróleo está bajando porque EE.UU. ha comenzado a utilizar sus reservas.

No es casual que el presidente electo estadounidense, Barack Obama, ha considerado usar las reservas petroleras, a los fines de terminar con la dependencia de los países árabes y en América Latina con Venezuela y Ecuador.

El Estado dominicano como ente regulador debe ser transparente. La gente sabe que no es proporcional la baja que se ha realizado a los combustibles con las grandes caídas en los precios del crudo.

República Dominicana toma como referencia el precio del West Texas Intermediate WTI, el cual cerró el día 21 de noviembre, en US$49.62 el barril en la Nymex.

El precio del crudo en julio estaba a 147 dólares, hoy ronda los 50 dólares. Saque usted la cuenta.No hay justificación alguna para que se le esté bajando pesitos y chelitos a los combustibles, cuando nuestra dependencia del petróleo estadounidense es tan grande, y más aun con el casi regalo que nos hace el Presidente de Venezuela, Hugo Chávez, con Petrocaribe.

El gobierno debe ser transparente con los precios de los derivados del petróleo. Aplicar la Ley No. 112-00, sobre Hidrocarburos debe ser ya, una demanda nacional.

Leer a Carlos Fuentes

Por: José Carlos Nazario

Podrá entenderse que las frecuentes alusiones a temas culturales y literarios en nuestra columna es una desviación. Sin embargo, creemos firmemente que la promoción de una nueva ciudadanía, que es hacia donde hemos apuntado siempre desde este espacio, debe considerar la cultura como una forma de evadir la dictadura de la rutina. Asumir el compromiso que supone ser ciudadano/a se hace más lúcido con libros en las manos. Por eso hemos insistido en promover la lectura de ficción, que sin duda es la mejor forma de descubrir algunas verdades que merecen ser expuestas.

Leyendo los productos periodísticos del cumpleaños de Carlos Fuentes nos vino a la memoria una de esas lecturas que se quedan para siempre. El autor mexicano escribió hace unos años la novela titulada La Silla del Águila; cuenta una historia en la que se hacen centro del argumento las intríngulis de la vida política (que son las mismas en toda Latinoamérica), tomando forma en el imaginario México del 2020.

La narrativa epistolar es cultivada de manera cautivante, desvelando los grandes secretos de la política, con intensidad, personajes diversos (unos pintorescos, otros atrayentes), pasiones e insidias, corrupción y sueños rotos. La obra es, en nuestra opinión, obligada para todo aquel que busque entender la lógica (bastante ilógica) del funcionamiento de nuestra vida pública, las razones del atraso y aportar desde su espacio a construir un país distinto. Les invito a la lectura de una magistral muestra del talento de ese ciudadano mexicano que se ha hecho querer y respetar por su trabajo y sus ideas.

¡Feliz!

Por: Millizen Uribe

Aunque soy de las articulistas que prefiere dejar su vida personal fuera de esta columna, pues entiendo que a ustedes no tiene por qué interesarle lo que hago o dejo de hacer en este plano, quiero aprovechar la entrega de esta semana para hacerles una invitación muy especial pero que proviene de mi lado personal.

Sucede que cada vez que el calendario marca el mes de diciembre (que ahora hay otra razón más por la que me encanta) soy de las personas que se deja contagiar por la alegría de que está cargada la temporada.

Así, ya hoy 10 de diciembre deseo bloquear mi mente y dejar de pensar (y por lo tanto dejar de escribir) en la carestía de la vida, en el alto índice de violencia, en la inseguridad ciudadana, en la falta de energía eléctrica, en la escasez de agua…en fin en todos esos problemas que tan bien reseñan los medios de comunicación durante todo el año.

Hoy, Voces Nuevas quiere tratar un tema nuevo. Se trata del chance de ser feliz. De esa responsabilidad de vivir la vida viendo el lado positivo de las cosas.

Y aunque esta es una máxima que desde hace tiempo me aplico, hoy quiero extenderles la invitación a que tomen la Navidad como pretexto para disfrutar, para compartir más con la familia, para sacar tiempo de leer ese libro que tanto nos gusta, para durar más tiempo acurrucaditos en la cama, para decirle adiós la dieta y al ejercicio aunque sea por par de días, para llamar a ese amigo tan especial y que tenemos tan abandonados, para hacer esas cosas que nos hagan felices.

Y es que después de todo, y pensando como siempre en nuestra responsabilidad social, para construir un mejor país tenemos que ser ciudadanos buenos y felices. Así que reitero la invitación a darnos un baño de optimismo, revestirnos de felicidad e ir por el mundo regalando sonrisas.

lunes, 24 de noviembre de 2008

Gomorra o el precio de vivir a la moda


Por: José Carlos Nazario

Roberto Saviano es un joven periodista y escritor italiano que se jugó la vida por sacarse de las entrañas una historia. Un día, mientras caminaba por el puerto de Nápoles, el autor vio como se abría accidentalmente un contendor y desde su interior caía una lluvia de cadáveres. Aquella imagen se quedaría en su sesera hasta producir el libro que le ha costado el precio de su libertad.

La obsesión por esta imagen lo empujó a perseguir las huellas del contenedor hasta encontrarse con la existencia de un mundo paralelo: la industria de la moda italiana, que se forja sobre la base de la esclavitud de miles de inmigrantes chinos. En condiciones inhumanas trabajan bajo tierra controlados por mafias criminales. De ahí nació Gomorra, el libro que desentraña secretos de grandes capitales en toda Europa.

Ahora Saviano está condenado a muerte. La Camorra, o “el sistema” que opera falsificando ropa, videojuegos, prendas y otros productos que han llegado incluso a abastecer los armarios de Hollywood, sentenció que el joven escritor no llegará vivo al 2009.

Estas líneas son un gesto solidario y a la vez un llamado a quienes gustan de vestir marcas pomposas. El vanidoso coqueteo con la moda se ha anotado más muertes que el terrorismo contemporáneo y muchas dictaduras criticadas por los amantes de las sociedades de consumo. Nadie dice nada.

Obama, discurso y cambio


Por: Guilermo Peña Capellán

El discurso del primer negro-afroamericano-isleño en alcanzar la presidencia de los Estados Unidos de Norteamérica aclara muchas dudas concernientes a su futuro mandato, por ello permítanme citar y comentar mi visión sobre sus palabras.

“Sé que no lo hicieron para mí, lo hicieron porque entienden la magnitud de la tarea porvenir.”

Al parecer está conciente de que su victoria no se debió solamente a su liderazgo carismático y utópico, sino también a la crisis financiera y económica que sacude a EE.UU. y al repudio a las grandes pérdidas humanas y económicas en las guerras de Irak y Afganistán. Sabe que las circunstancias lo ayudaron mucho.

“El camino que nos espera es largo, la subida será empinada, no lo haremos en un año ni en un mandato, pero EE.UU. quiero decirles que nunca tuve más esperanza que esta noche de que vamos a ser mejor, de que vamos a llegar como pueblo unido.”

Aquí expresa su visión de lo que le espera para enfrentar los cambios que prometió. Lo califica de largo y empinado. No descarta un segundo mandato para concretizar los cambios necesarios. Además, trata de calmar las expectativas creadas para no desilusionar a sus votantes, motivándoles a seguir la lucha de manera unida y perseverante. Piensa positivo a pesar de los problemas.

“Habrá reveses, pasos falsos, no todos estarán de acuerdo con la políticas que tome como presidente, el gobierno no puede solucionarlo todo, pero siempre seré honesto con ustedes sobre las amenazas y desafíos que nos enfrentan, los voy a escuchar especialmente cuando no estemos de acuerdo, pero sobre todo les pediré que se unan al trabajo que necesitamos para reconstruir esta nación”

Advierte que, cometerá errores causantes de desgracias para muchos, que tomará iniciativas poco convencionales y espera que la gente entienda que no tiene una varita mágica para solucionarlo todo. Promete escuchar y pide trabajar duro. Exhorta que con la unión se podrá reconstruir EE.UU.

“Lo que comenzó hace 21 meses no termina aquí, ésta es la oportunidad que tenemos para no volver al pasado y lo podemos hacer con ustedes, con un nuevo espíritu de servicio y sacrificio, de responsabilidad y patriotismo, donde cada uno de nosotros quiera trabajar duro no solamente para nosotros sino para los demás”

Señala aquí, que la victoria electoral es el punto de partida para hacer los cambios necesarios que rompan con el pasado, y que esto se logrará solamente con el apoyo de una ciudadanía activa con vocación de servicio, patriotismo y compromiso social.

Sin lugar a dudas, el marketing político y la estrategia publicitaria vía Internet fue clave para su victoria.

El liderazgo carismático que forjó, el mensaje de cambio, y su retórica motivaron a millones de jóvenes y menos jóvenes a elegirle.

Con Obama, se renueva la esperanza por el cambio en América, él en sí mismo representa una revolución.

Satisfacer las expectativas creadas, revitalizar la economía, retirar las tropas en Irak, y reenfocar la política exterior y migratoria estadounidense, son sólo algunos de los grandes retos que le esperan en la Casa Blanca.

Ya ha comenzado a nombrar un equipo con líderes demócratas y republicanos, dando muestra de que llevará a la práctica su discurso de unión.

Sería iluso pensar que todo lo que prometió lo cumplirá. Por las señales que ha enviado hasta ahora, parece que su gobierno se asemejará mucho al gobierno de Bill Clinton.

No podemos predecir el futuro de su mandato, lo único que podemos afirmar es que el martes 20 de enero del año 2009 inicia una nueva era. Se inviste formalmente Barack Hussein Obama Jr. como Presidente de los Estados Unidos de Norteamérica. Una esperanza más por el cambio en nuestra América.

viernes, 21 de noviembre de 2008

Más allá de la euforia

Por: Millizen Uribe
Después de la resaca electoral, de la celebración, del triunfo. De la alegría que provoca ver el casi cumplimiento del sueño de Martín Luther King, nos queda la no simpática pero sí necesaria tarea de reflexionar acerca del significado de la victoria de Obama.

Y es que la separación de lo racional de lo emocional es una labor dura, pero necesaria. Por lo que creo que desde ahora debemos estar claro, para evitar futuras decepciones, de que Estados Unidos amerita cambios que no dependen de un hombre, sino más bien de todo el pueblo, de toda la estructura.

Es por esto que, independientemente de la buena voluntad que pueda tener Obama, creo que hasta él mismo está consciente de que hay situaciones estructurales que podrían interferir en el cumplimiento de todos sus sueños, de todas sus metas.

Temas como la recuperación de la economía estadounidense, la guerra de Irak, la política migratoria, la firma o no de Tratados de Libre Comercio y la política exterior hacia Cuba y Venezuela se presentan cómo aspectos claves del gobierno de Obama.

En todos estos hay de fondo una política nacional, un modus operandi que más que Republicano o Demócrata es estadounidense. Sin embargo, precisamente sobre estos tópicos Obama ha trazado su línea del cambio.

Y aquí surge la pregunta ¿Gobernará Obama siguiendo el manejo tradicional de la gran mayoría de los gobernantes estadounidenses o cumplirá con sus promesas de campaña? Esencialmente en la respuesta a esta pregunta está la cuestión, pues en el caso de que él decida llevar el cambio hasta las últimas consecuencias, perdería el respaldo de los políticos tradicionales y dice la voz popular que, al igual que Kennedy, hasta la vida.

Por el otro lado, si modera su política en función de lo que el sistema le permite hacer, las personas que hoy lo aclaman y lo apoyan se decepcionarían y su popularidad descendería.

Esto provocaría una situación muy similar a la que ha pasado con algunos presidentes de Suramérica y Centroamérica, tales como Daniel Ortega, Tabaré Vázquez y Martín Torrijos, entre otros, quienes llegaron al poder con un gran respaldo popular pero que ya hoy día las encuestas revelan que sus gobiernos lucen poco simpáticos, pues no han tomado las medidas que las personas entienden.

Estos casos sólo demuestran que sí, que el cambio es aclamado, posible y necesario, pero que este, aunque este impulsado, motorizado y sustentado por hombres y mujeres, debe ser un cambio de raíz, un cambio de las estructuras, un cambio de sistemas.

viernes, 14 de noviembre de 2008

Conformismo silente II

Si asumimos la actitud de que nunca cambiaremos, negaríamos el curso de la historia. Hoy más que nunca, nada es para siempre en nuestro mundo globalizado e interdependiente. Todos los grandes imperios han caído. No hay porque temer a los cambios. “Lo único permanente en la vida es el cambio”. Quedarnos de brazos cruzados no resolverá ni uno solo de nuestros problemas.

El conformismo es una muestra de resignación, fracaso y pesimismo. Es guindar los tenis y rendirse porque supuestamente no hay nada que hacer para cambiar.

Quien se adapta a las injusticias sociales y a las circunstancias del día a día, se hace cómplice por omisión de las mismas.

Por esta razón, es necesario insistir en el tema. Y es que, cuando “tiramos la toalla” dejamos de luchar por una mejor calidad de vida.

La mediocridad es hermana del conformismo. Dejar de hacer algo por temor a fracasar, es lamentar lo que todavía no ha sucedido.

Es tiempo ya de tomar el riesgo y luchar por lo que se cree. Al final recibiremos el elogio y los aplausos de quienes detractaban de manera incrédula los aires de cambios.

“Cuando un hombre es derrotado por el enemigo, podrá levantarse en un cierto periodo, pero cuando un hombre es derrotado por el conformismo jamás volverá a levantar la cabeza”.

martes, 11 de noviembre de 2008

I have a dream

Por: José Carlos Nazario
“Sueño que un día esta nación se levantará y vivirá el verdadero significado de su credo: ‘Afirmamos que estas verdades son evidentes: que todos los hombres son creados iguales’. / Sueño que un día, en las rojas colinas de Georgia, los hijos de los antiguos esclavos y los hijos de los antiguos dueños de esclavos, se puedan sentar juntos a la mesa de la hermandad. / Sueño que un día, incluso el estado de Misisipi, un estado que se sofoca con el calor de la injusticia y de la opresión, se convertirá en un oasis de libertad y justicia. / Sueño que mis cuatro hijos vivirán un día en un país en el cual no serán juzgados por el color de su piel, sino por los rasgos de su personalidad.” Así proclamaba Martin Luther King, Jr. en su discurso de agosto de 1963. Palabras que cobran la fuerza de su vigencia en una semana como esta, en días como los que se viven.

Cuarenta y cinco años después hemos visto el inicio de la realización de ese sueño. Con el arribo de un hijo de inmigrante keniano a la presidencia del mismo país que pisoteaba los derechos civiles de personas por su origen, su credo y su raza y que viera morir de un balazo intolerante al autor de esa pieza oratoria, se abre una nueva era.

Hoy, en la vorágine absurda y desgarradora de una crisis creada por la usura, podemos decir que sigue viva una esperanza. Tras los años sesenta y setenta nos la negaron. Pero hoy, volvemos a la idea de que podemos construir, con esfuerzo, sociedades mejores.

Se reaviva el anhelo de que sin tender la mano a la dádiva esclavista del clientelista de turno, sin empobrecernos en la hueca carrera de los días, de la incultura, sin arrastrarnos a la espera de un salvador que nos levante, podemos cambiar las cosas, en nuestro y en todos los países.

No quiero nombrarlo, no quiero que la moda, la fragilidad de su persona o el snobismo barran lo que el sacrificio de tantos años ha logrado. Solo quiero decir, con el corazón en las propias manos y la mirada en el futuro, aquellas palabras proféticas: I have a dream…

Nosotros participamos, ellos deciden

Por: Millizen Uribe
¿Han escuchado la frase de: “Si me engaña una vez sinvergüenza es, si me engaña dos sinvergüenza soy?”, pues yo estoy muy de acuerdo con ella.

Es por esto que ante la algarabía que se hizo con las consultas populares permanecí totalmente escéptica pues ya yo sabía por dónde venían.

Y miren que el tiempo no me llamó a engaño, pues en definitiva después de que el gobierno movió cielo y tierra consultando a las personas acerca de cuál era su mecanismo favorito para reformar la constitución ahora quiere hacer lo que se le venga en gana.

Esto me recuerda la anécdota que me hizo un amigo de que un maestro le pidió a un campesino que conjugará el verbo participar y lo hizo de esta manera: “Yo participo, tu participas, él participa, ella participa, nosotros participamos, ellos deciden”.

Y es que con este tema las autoridades han dado muestra de un gran irrespeto a la voluntad popular, pues aunque en la consulta el 62 % de los participantes señalaron que quieren que la reforma constitucional se haga mediante Asamblea Constituyente, se insiste en utilizar como mecanismo La Asamblea Revisora.

Las razones de esta decisión están más claras que el agua. Los políticos quieren continuar coactando el poder y se niegan a dejar que el pueblo, el verdadero y absoluto soberano, haga uso del poder que sólo el pueblo posee y que al pueblo pertenece.

Es por esto que quieren que, una vez más, la modificación de la Carta Magna se haga tras una reunión de aposento, y no al aire libre, en sesiones en las que el pueblo pueda ventilar sus inquietudes.

Sin embargo dejaré este articulo hasta aquí porque no quiero abundar mucho de este tema, ya que considero su tratamiento en este momento como una especie de caramelo envenenado, que ha sido entregado a nosotros, los niños, para una vez más entretenernos con algo, mientras el nivel de vida en el país sigue empeorando y el Presidente teorizando.

jueves, 23 de octubre de 2008

Conservadurismo en la nueva Constitución


Por: José Carlos Nazario

La nueva propuesta de Constitución, como hemos escrito, contempla en su contenido luces y sombras. En dicho texto, se enumeran derechos de factura progresista en su máxima expresión, así como también, se enuncian limitaciones que podríamos considerar absurdas en una sociedad del siglo XXI.

Esta realidad, podemos suponer, es fruto de la diversidad de posiciones de los redactores del proyecto. Sin embargo, hemos querido señalar los puntos que entendemos más desacertados, si asumimos, como de hecho lo hacemos, que estamos ante la Constitución más liberal que ha conocido el Estado dominicano en toda su historia, comparable, incluso con la impulsada por el profesor Juan Bosch en la década de los 60’s.

En primer sentido, el Estado anuncia la Carta, que supone una serie de prerrogativas contrarias a ese sentido, invocando el nombre de Dios. La pieza se presenta contradictoria, según el enfoque de que no todo dominicano profesa la misma fe, o quizás no tenga. A seguidas, en el artículo primero, la Constitución establece el pluralismo, como uno de los principios que han de regir la convivencia e inspirar el ordenamiento jurídico.

Invocar el nombre de deidades en una Ley de leyes que debe regir y representar a la totalidad de los dominicanos, creyentes o no, es, desde el punto de vista de la filosofía política normativa, un acto de exclusión.

En la sección IV del Capítulo III, que trata del Régimen de Seguridad y Desarrollo Fronterizo, se refieren asuntos sobre la protección de los “valores, tradiciones y cultura que (supuestamente) identifican la dominicanidad”.

Estos puntos son una muestra rancia de rechazo a la diversidad de culturas y creencias que siempre ha existido y existirá en nuestro suelo. En franco ejercicio de una óptica atrasada, se quiere presentar, falsamente y dándole rango constitucional, que existen tales referentes de pensamiento único entre los dominicanos, lo cual es, si profundizamos una percepción miope de la realidad, más aún cuando se reconoce, como dijimos antes, la pluralidad como uno de los fundamentos del Estado.

Por la misma senda del retroceso enfila el espíritu de la sección I del capítulo IV, que trata la Nacionalidad. Se establece el jus sanguini, asumiendo además, el marco legislativo, constitucional, enfocando casos particulares, como es el de los indocumentados de origen haitiano, que implícita y específicamente son aludidos en los literales b y d del artículo 16.

Al menos, la propuesta desautoriza un fallo desproporcionado y antojadizo que sobre la temática se produjo en tiempos pasados; zanjando además, anticipada y absurdamente, la discusión sobre el tema de los dominico-haitianos y generando una minoría sin personalidad jurídica ni derechos que, como hemos dicho, a la larga, terminará constituyéndose en un peligro para la paz social.

El artículo 30, por otra parte, señala que “el derecho a la vida es inviolable desde la concepción hasta la muerte”. Consideramos una aberración que se otorgue rango constitucional a este punto que, como todos sabemos, es un debate pendiente. En las condiciones sociales de nuestro país, con la impronta del machismo y la marginalidad y en pleno siglo XXI, se asume como mandato constitucional la condena a muerte de miles de mujeres que sí son sujetos de derecho, obligándoles a asumir el aborto desprotegido y clandestino.

El artículo 44 del proyecto, por otra parte, mantiene la premisa desfasada y absurda de la Constitución vigente de que “El matrimonio de un hombre y una mujer es el fundamento legal de la familia.” En una sociedad donde la unión libre es la norma y en la que padres y madres solteras llevan adelante sus familias con todos los elementos que la constituyen, nos parece injusto y desacertado afirmar lo establecido.

De igual manera se cierra el paso, manteniendo este concepto, a la posibilidad de reconocer derechos a los homosexuales por la vía legal.

Con estos señalamientos del articulado hemos intentado ubicar algunas de las visiones más conservadoras que presenta el proyecto de nueva Constitución. Como contraste, el texto nos genera cuestiones de largo alcance en materia de libertades, derechos y deberes avanzadísimos, que ojalá no queden siendo, como dijo La Salle y secundó Balaguer, un simple pedazo de papel.

Es tarea nuestra convertir la Constitución que parirá este proceso en un portaestandarte de nuestro proyecto futuro y en una limitante para aquellos que busquen entorpecer nuestro avance hacia el porvenir. Tenemos abiertas las vías mediante la participación en las vistas públicas. Manos a la obra.

Conformismo silente I


Por: Guillermo Peña Capellán

La historia dominicana recoge innúmeros episodios de lucha por la democracia. Hoy por hoy, los aires de libertad que respiramos son gracias a que ayer miles de jóvenes se pronunciaron o perdieron sus vidas peleando en las calles por nobles ideales.

En la actualidad, esas luchas por demandas sociales han mermado debido al conformismo silente de los dominicanos. Y lo peor es que, el crítico o activista social comprometido, que se escapa de ese círculo vicioso; es altamente condenado por la paradójica necedad de reclamar lo que en derecho le pertenece.

El conformismo dominicano se percibe en el día a día con frases cómo: “eso no es na´”, “deja eso así”, “es que somos así, no vamos a cambiar nunca”, “hay que agradecer a Dios por lo que tenemos”, “este país no lo arregla nadie”, “todos roban”, “vota por el menos malo”, “no te quejes tanto, tú protestas por todo”, “antes estábamos peor”, “no hay nada que hacer ya”; entre otras.

A mayor conformismo, mayor pobreza. Sin lugar a dudas, seguiremos teniendo bajos índices de calidad de vida a menos que, reclamemos todos y todas, mayor inversión en los servicios básicos y esenciales.

En el libro “El pensamiento sistémico: los orígenes del social-conformismo” del autor Marcos Roitman Rosenmann, se analiza por qué las sociedades de hoy son tan conformistas.

El conformismo social, explica el autor "es la adopción de conductas inhibitorias de la conciencia en el proceso de construcción de la realidad, es un rechazo hacia cualquier tipo de actitud que conlleve enfrentamiento o contradicción con el poder legalmente constituido".

Asumir la actitud irresponsable de quedarnos callados ante las injusticias y dejar de protestar para “no tener problemas con el gobierno”, es parte intrínseca del problema, no de la solución.

En el año 1972, Herbert Kelman planteó tres formas de conformidad: “complacencia (conformarse públicamente pero conservando en privado las ideas propias), identificación (conformarse, en público y privado, mientras se es miembro de un grupo, pero no cuando se deja al grupo) e internalización (conformarse pública y privadamente, tanto cuando se es miembro de un grupo como cuando se deja el grupo)”

Me preocupa que la gente responda “estoy acostumbrado” cuando se le pregunta cómo está. Esto refleja que, muchas personas ya están cansadas de luchar y han optado por resignarse.

Alguien dijo una vez que, “Nada ocurre sin ser antes un sueño”. Una sola muestra de la certeza de esta frase es que muchas personas decían que, Barack Obama nunca ganaría las primarias estadounidenses por su condición racial.

En la República Dominicana tenemos dos caminos, o rompemos con el conformismo o aceptamos que nunca cambiaremos. ¿Cuál escoges tú?...

jueves, 16 de octubre de 2008

6 de Octubre de 1897; nacimiento de los apagones


Por: Harold Aybar

La electricidad y el alumbrado público llegaron a la ciudad de Santo Domingo el 27 de febrero de 1896 durante el régimen del dictador Heureaux. Desde ese momento los dominicanos comenzaron a disfrutar del servicio de la energía eléctrica, tanto para uso doméstico, comercial, como para el alumbrado de las principales vías. Según datos de la época la ciudad capital no alcanzaba los 30 mil habitantes.

La llegada de tan importante servicio público, como todos los logros del régimen de Heureaux, fue posible gracias a un préstamo que contrajo el Estado con varios agiotistas que permitió solventar la instalación de la primera planta eléctrica mediante un contrato con la empresa norteamericana: "The Edison Spanish Colonial Light Co". A un costo de 24 mil dólares, suma grandiosa para la época.

El día que fue inaugurado el servicio eléctrico en Santo Domingo, fue de regocijo general imagínense ustedes un país que ha vivido en tinieblas, aquél 27 de febrero de 1896 fue sumamente festivo, carnavalesco, con el fondo alegre de varias bandas musicales, y el momento en que se inició el advenimiento de la luz fue saludado por varios cañonazos disparados desde la fortaleza Ozama.

Y como la felicidad de un pobre dura poco, en efecto así fue, las altas sumas que cobraba la compañía por el servicio, luego la imposición de nuevos impuestos para cubrir el préstamo que permitió su instalación y acto seguido la renuncia del ayuntamiento de la ciudad a la administración de la planta, situación ésta que parece ser el primer eslabón de lo que parece ser una cadena interminable, pues al momento de usted leer este artículo aun existen los apagones. Una crónica del periódico Lístin Diario del 6 de octubre del 1897 señala: comenzaron los apagones. Anoche la ciudad estuvo a oscuras y según parece se debe a que están limpiando las calderas de la planta eléctrica. De manera que es seguro que estaremos dos o tres días sin luz.

Es consabido por todos que los apagones continuaron multiplicándose día tras día poniendo en entre dicho la modernidad, finalmente la primera planta que se instaló en la capital cuya población a pesar de pagar el servicio vivía permanentemente padeciendo de apagones, se fundió y tuvo que ser sustituida. Y a pesar de la mala experiencia capitalina la cuestión del alumbrado público se convirtió en una demanda febril de toda la población del país.

miércoles, 15 de octubre de 2008

Día de luto, no de fiesta


Por: Millizen Uribe

Así debería ser declarado el 12 de octubre, pues su denominación como día de la raza se queda corta ya que la ausencia de las palabras exterminio e indígena dejan la idea incompleta por demás. Por eso, y con fines de dejar clara y bien sentada la memoria histórica, se hace preciso recordar que un día como este más que el encuentro de dos culturas marcó el inicio del exterminio de una.

Y es que ¿Cómo ignorar que Cristóbal Colón vino a estas tierras con el objetivo de aumentar sus riquezas y las de la corona española?

¿Cómo celebrar una llegada que más tarde se tradujo en explotación, torturas, vejaciones y, finalmente, casi el exterminio total de la raza indígena que habitaba las tierras de América?

¿Cómo celebrar el irrespeto, el menosprecio de la cultura indígena y la imposición de una lengua, una raza y una religión ajena a ellos?

Es precisamente por estas razones que nunca voy a entender ¿por qué en este país hay un faro a colón, y no uno a Duarte?

¿Por qué recibimos cada 12 de octubre con alegría y no con tristeza?

¿Por qué los textos de los libros de historia de primaria continúan diciendo que Colón descubrió América, algo que los maestros repiten sin el mínimo nivel de criticidad?

Y planteo estas preguntas sin fines de desempolvar odios y resentimientos históricos, sino más bien para conocer, y en otros casos recordar la verdad, que ella nos haga libres y nos impida cambiar nuestro oro por esos espejitos que todavía hoy día traen manos foráneas.

Y es que la llegada de ideas, proyectos de islas artificiales y tratados comerciales del exterior dan la impresión de que en muchos países extranjeros impera la idea de que “aquí hay indios”.

martes, 14 de octubre de 2008

De foros y forúnculos


Por: José Carlos Nazario

En días pasados la FINJUS y Agripino Núñez Collado convocaron para tres foros con el objetivo de discutir el tema constitucional. En un principio vimos con cierto recelo dicho llamado, pues venía de los mismos sectores que, vendiéndose como los principales propulsores de los cambios institucionales, suplantan las instituciones para imponer la democracia de aposento. No creemos que sea coincidencia, que en los momentos críticos de la vida pública, a la hora de concertar, siempre salgan gananciosas las posturas más conservadoras. Tras la invitación se produjo el pronunciamiento de los presidentes de ambas Cámaras del Congreso, señalando que cualquier cónclave ajeno al Legislativo supone usurpación de funciones.

No llegamos a tan radical postura. Sin embargo, consideramos interesante evaluar la convocatoria “pública” para participar en los recintos de la academia pontificia discutiendo la Constitución de todos.

Verificar si realmente se trata de una invitación a una discusión abierta, o si, por el contrario, como confirman algunos, requiere invitación, sería bastante pertinente. Sucede que nos han querido acostumbrar a que la democracia se profundiza con la suma de los “costelitos” que convocan amigos de intereses non sanctos.

Nada más ajeno a la realidad. Nada más lejos de la participación ciudadana que el hecho de que aquellos, que perciben, en un mes, más de lo que el dominicano promedio gana en todo el año, se reúnan a decidir nuestro futuro.

Lo lamentable es que los sectores alternativos que, por su triste oposición a todo, no se han interesado en el estudio de las propuestas constitucionales, no hayan exigido que se discuta una Carta Magna que no nos será ajena, “en cada colmadón”, en cada esquina.

Hagamos valer nuestra opinión, hagamos escuchar nuestra voz, sabiendo que las vistas públicas son el mejor escenario para hacerlo. Discutamos todos, en la escuela, la universidad, el trabajo, en casa, la junta de vecinos, en el gremio, el sindicato, en todas partes. Pero no nos dejemos envolver. Al parecer, nos quieren confundir foro con forúnculo, quizás lleguemos a creer que consenso es igual a complicidad.

Estimada Quisqueya la bella…


Por: Crystal Fiallo

Te ofrezco mi más caluroso saludo desde unos cuantos kilómetros lejos de tus costas. Decidí emprender un viaje de más de 10 horas para explorar nuevos horizontes académicos en busca de respuestas a tus problemas.

Al parecer, quedarme dentro de ti no es suficiente para nadie, más que para mi patriotismo empedernido. He tenido que salir de tus hermosas mantas verdes y sonrisas gratis para obtener lo que hoy, al parecer, es una visa para alcanzar mejores puestos de trabajo: una maestría.

Me encuentro en Inglaterra. Quería darte todos los detalles, aunque te pido disculpas porque sé que actualmente estás lidiando con bastantes problemas como para prestarle atención a esta emigrante caprichosa. Sé que el tema de los médicos, el GLP, los caramelos diabólicos, la droga, tus cambios climáticos, entre otras cositas, te tienen bastante entretenida por lo que no te voy a quitar mucho tiempo.

Quería informarte que estoy estudiando el tema de desarrollo para ir a trabajar, si así nos lo permiten las autoridades, en el plan de desarrollo que necesitas para ser sanada. Sé, Quisqueya, que has esperado mucho por eso, pero a lo mejor tenemos suerte y el grupito de ciudadanos/as que creemos en ti podemos hacer algo para mejorar tus penas y curar tus heridas.

También quería que te enteraras que he confirmado mi eterno “aficie” por ti. Sé que algunas veces escribo cosas que pueden herir tus brisas o tus rayos de sol, pero siempre lo hago por una buena causa.

Ahora que estoy lejos reitero, confirmo, afirmo, insisto, garantizo, aseguro, que te amo como a nada en el mundo. Esas raíces que me atan a ti llegan hasta el otro lado del charco. Es un cordón umbilical que me mantiene viva.

Sé que muchas personas, residentes en el exterior, que lean esta carta dirigida a ti, sentirán un estrujón en el alma, y recordarán ese vacío que sintieron el día que llegaron a un suelo desconocido. Pues a ustedes les digo que ese vacío se llama identidad, ese vació es cultura, es “raíces”; ese vacío es el verdadero símbolo de la dominicanidad. No busquemos nuestra identidad en cervezas, reinas, atletas o sopitas: nuestra nacionalidad está dentro de nosotros, sin importar distancias.

Hoy estoy lejos de ti porque todo se ha vuelto una intensa competencia en el ámbito académico, laboral, profesional, y no puedo quedarme atrás. Además, salir de vez en cuando de tu cuerpo me recuerda y enseña soluciones simples para problemas básicos que países como este, con personas comunes y corrientes, encontraron y avanzaron.

Ando en busca de tu cura. No te desesperes. No llores más y trata de relajarte, eres demasiado bella para estar sufriendo por hombres estúpidos que no te valoran y no te ofrecen lo que te mereces. A levantar la cabeza, que el futuro nos espera.Te ama, siempre tuya,

Crystal la isleña…

jueves, 9 de octubre de 2008

Justos por pecadores


Por: Millizen Uribe

Indignación, rabia, dolor fueron los sentimientos que experimenté el jueves pasado al observar como las autoridades, esas llamadas a garantizar la seguridad de los ciudadanos, utilizaban la fuerza para violentar el derecho a la libertad de expresión y de manifestación que garantiza nuestra constitución en su artículo 8.

Y es que la imagen no podía ser más deprimente: el presidente del Colegio Médico Dominicano, Waldo Ariel Suero, cargado por un grupo de oficiales, quienes le obligaban a poner fin a una huelga de hambre que con todo derecho inició un grupo de galeno.

Sí, esto es precisamente lo que hacían los médicos: exigir su derecho a un aumento salarial. Y uno podrá discutir los medios y la forma empleados por los galenos, y quizás pensar que ante el desgaste de las huelgas convendría buscar formas de protestar más creativas. Pero creánme, en este país colocado en el trayecto del sol y de los dictadores eso no es suficiente, sino recuerden lo que nos pasó a los jóvenes cuando realizamos La Otra Feria (Gobierno reprime disidencia; impide celebración de 'La Otra Feria: la Verdadera República Dominicana. Periódico Clave Digital. http://www.clavedigital.com/Portada/Articulo.asp?Id_Articulo=8073

Por eso considero que este hecho es preocupante y alarmante, ya que evidencia una vez más la persistente presencia de Rafael Leonidas Trujillo en la idiosincrasia de los gobernantes dominicanos.

Sin embargo, más preocupante que la actitud del jefe de Estado que permanece callado, del Jefe de la Policía Nacional que justifica el atropello y de los oficiales que cometieron el hecho, es la actitud del pueblo dominicano, que ante acciones como esta permanece silente y los pocos que hablan es para justificar la agresión por la supuesta "necedad" de los médicos.

Así, sostienen argumentos como: "hay muchos médicos que no trabajan y tratan mal a los pacientes". Pero recordemos que en todas las áreas hay malos profesionales y que los justos no deben pagar por los pecadores, por lo que considero que lo que se debe procurar es que los médicos que incumplen cumplan.

Además, recordemos que el costo de la vida en República Dominicana se ha incrementado en un nivel que no se corresponde con la tasa de los salarios no sólo de los médicos, sino de ninguno de los profesionales.

Es por esto que entiendo que el reclamo de los médicos es válido y que los demás sectores profesionales estamos en el deber de apoyarlos y de tener presente la famosa frase atribuida a Berton Brech (pero que algunos dicen es de Martin Niemöller):

"Primero vinieron a por los comunistas, y yo no hablé porque no era comunista.
Después vinieron a por los judíos, y yo no hablé porque no era judío.
Después vinieron a por los católicos, y yo no hablé porque era protestante.
Después vinieron a por mí, y para entonces, ya no quedaba nadie que hablara por mí".

lunes, 6 de octubre de 2008

Constituyente:promesa pendiente


Por: Guillermo Peña Capellán

La sociedad dominicana ha sido engañada por sus representantes políticos con reformas a la medida del gobierno de turno.

Recordemos el proyecto elaborado en el 2001. En el mismo, los partidos políticos mayoritarios y una amplia representación de la sociedad civil acordaron convocar una reforma por asamblea revisora para instituir la asamblea constituyente como mecanismo para redactar una nueva constitución.

Este documento establecía que la asamblea constituyente estaría integrada por 155 miembros postulados por los partidos políticos, 5 de ellos en representación de los que no alcanzaren suficientes votos y 31 por bloques de organizaciones sociales. Esfuerzo perdido, palabra incumplida, promesa pendiente.

También recordemos, el “Pacto para la Reforma Constitucional”, suscrito en el Palacio Nacional en Septiembre del 2001 por los 3 partidos mayoritarios, los cuales ratificaron el mecanismo de la constituyente por elección popular. Burlado ulteriormente por el Partido Revolucionario Dominicano (PRD) y el Presidente Mejía para hacer una reforma fugaz en el 2002. Esfuerzo perdido, palabra incumplida, promesa pendiente.

El Partido de la Liberación Dominicana (PLD) reniega sus explicaciones históricas de que una asamblea constituyente es una “genuina expresión de la democracia”; al cambiar sus argumentos contradicen igualmente su programa de gobierno 2004-2008. Ver: http://www.pld.org.do/02-documentos/programa2004.pdf

Además, el Presidente Fernández, en su último discurso de campaña electoral en el año 2004 se comprometió con una asamblea constituyente.

Los argumentos en contra de la asamblea constituyente son los siguientes:

1. La asamblea constituyente no está prevista en la constitución actual.

2. La asamblea constituyente es apropiada para cambios dramáticos o profundos en el orden democrático, para crear algo nuevo, y ese no es nuestro caso porque estamos en la etapa de la consolidación de la democracia y no en la construcción.

3. La constituyente no garantiza la participación de las mayorías.

Es cierto que la constituyente no está prevista en la constitución actual, en cambio la consulta popular tampoco lo estaba y la voluntad política logró que se utilizare.

El mecanismo de la asamblea revisora es muy sutil, conveniente sólo para el partido de gobierno. La historia nos ha demostrado que, no se toman en cuenta las consultas ni los acuerdos previos, como en efecto, sino el interés del partido que posee la mayoría.

La forma es tan importante como el fondo, porque la forma puede determinar lo que al final se aprobará. Recodemos la reforma del 2002, en la que a último momento se cambio el orden de lo que se reformaría y se terminó solamente reformando la nefasta reelección presidencial.

Los que defendemos la asamblea constituyente pensamos que sí es nuestro caso hacer un cambio profundo en el orden democrático, porque las reformas constitucionales anteriores solo han sido parches coyunturales de los partidos mayoritarios.

Es el mejor momento para realizar une verdadera revolución democrática que, implicará una nueva sociedad. Y si no es nuestro caso realizar un cambio dramático, entonces no es una revolución democrática la que se hará, sino una simple reforma.

Es cierto que la constituyente no garantiza 100% la participación de las mayorías. De ninguna manera afirmamos que la constituyente es el mecanismo perfecto, garantizador de un proceso democrático por completo. Sino que, este mecanismo es más transparente y con mayor grado de legitimidad.

Y es que legalmente puede estar todo establecido, pero si los mecanismos no son claros, hay incertidumbre y desconfianza.

Según la encuesta CLAVE-CIES, realizada el año pasado, el 64% de la población favoreció la asamblea constituyente. Solamente 31 de cada 100 dominicanos mayores de edad se inclinan por la asamblea revisora.

Asimismo, el 62% de los dominicanos y dominicanas se mostró a favor de la asamblea constituyente en la consulta popular.

Por todo lo expuesto, me sumo a una asamblea constituyente donde los partidos políticos estén representados en un 50 % y el otro 50 % restante por la sociedad civil, y finalmente un referéndum para confirmar los resultados. Sin lugar a dudas, ésta sería una fórmula más democrática y transparente.

“Egos revueltos”


Por: José Carlos Nazario

Continúa la cháchara dicharachera. Se exaltan los egos, como siempre, en un país que viene de una tradición autocrática carente de autocrítica. Personajes de distintos bandos discuten la necesidad de esto o de aquello, siempre resplandeciendo lo personal sobre lo institucional. La vida pública es eso, un gran plato de “egos revueltos”. Por un lado, nos instan a apoyar a Wilton Guerrero, por otro, se le descalifica. ¿Y lo que denuncia?

No nos damos cuenta; somos parte de un juego peligroso que termina arropando al más crítico, al más conceptualmente versado. Arrastrados hacia la unidad, bajo un discurso ausente de verdades, vamos como rebaño, detrás de cualquier pastor sin mirar la sangre que destilan sus colmillos de lobo. Sin alarmarnos.

La “Constitución del Presidente” pretende desterrar esta tradición que data de los tiempos de Santana. Sin embargo se requiere un esfuerzo de los dominicanos y dominicanas, para que dejemos de preguntar por Leonel Fernández cada vez que nos pica un mosquito, se suspende la energía eléctrica o matan a siete en Paya.

Hace falta que dejemos de llamar en apoyo a Huchi, a Nuria, a Wilton, para proclamar el respaldo a la libertad de expresión, al cumplimiento de las leyes. Superar el ‘yo’ es parte del desarrollo democrático de las naciones. Eliminar los egos inflamados y omniscientes es el primer paso.

La democracia moderna va más allá del derecho al voto. No podemos seguir bajo la misma cultura impuesta por los hateros en el siglo XIX y continuada por tantos déspotas ilustrados y sin lustre. Comencemos a empoderar, a superar ese ‘yo’ y agrupar el nosotros para convertirlo en futuro, como ciudadanos, frente a instituciones. Solo así lograremos hacer del pseudo-Estado dominicano una democracia genuina, que nos cuente (y no cuentos) a la hora de tomar decisiones.

viernes, 3 de octubre de 2008

Un optimismo muy peligroso


Por: Millizen Uribe Moreno
Para las matemáticas: datos, planteo, solución y respuesta. Para las naturales: definición del problema, formulación de hipótesis, experimentación, análisis de los resultados, formulación de teorías, etc.

Pero para todo primero el reconocimiento del problema, esto según los conocimientos elementales aprendidos en la primaria. Es por esto que no entiendo el empeño del excelentísimo señor Presidente de la República, doctor Leonel Fernández, de insistir en que: “la economía dominicana está blindada frente a la crisis mundial”.

Y aunque se sabe que en el plano político su negativa está orientada a la creencia de que un ejercicio de sinceridad afectaría la imagen de su gobierno, en el plano humano sólo cabe el calificativo de irresponsabilidad para la insistencia en ese falso blindaje.

¿Cómo negar que sectores importantes dentro de la economía dominicana, a saber turismo y remesas, se verán disminuidos ante la crisis económica que afecta a los Estados Unidos? Esto porque como consecuencia, el pueblo estadounidense establecerá prioridades y viajar a la República Dominicana e invertir en propiedades en el país no será una de ellas. Igualmente el flujo de remesas que envían los dominicanos residentes en el exterior se verá afectado.

Y es que esa terrible dependencia de la economía dominicana hacia la economía estadounidense, que tantas veces hemos criticado, implica que si las cosas se ponen feas en la casa en “el patio trasero” se ponen mucho peor.

Por eso en vez de continuar la venta de ilusiones, es recomendable que el gobierno dominicano admita de una vez por todas la influencia de esta crisis en el país. Esto no para hacer un “mea culpa” y darse golpes en el pecho, sino para comenzar su mandato en base a la realidad económica, social y política que se vive en el mundo.

Así la austeridad, la disminución del gasto público, la concentración de recursos en alimentación, salud, educación y vivienda (y no los viajes, las jeepetas, las dietas, y las construcciones para pagar comisiones a los compañeritos de partidos) serán las prioridades.

Ahora bien, una posible insistencia en mantener la posición de que “todo está muy bien”, sólo podría entenderse desde el aspecto de que como se prevé un aumento del narcotráfico, y a este factor algunos sociólogos y periodistas atribuyen influencia en cierta bonanza de la economía dominicana, sea aquí donde resida la tranquilidad de que la sangre no llegará al río. Lejos de esto no se entiende el porque se insiste en un optimismo que, sobretodo para el país, resulta muy peligroso.

jueves, 2 de octubre de 2008

Democracia directa en la nueva Constitución


Por: José Carlos Nazario

En días pasados el Presidente de la República presentó el Proyecto de Reforma Constitucional que, fruto de las consultas en diversos sectores, preparó el grupo de juristas que fuera convocado por el Ejecutivo para los fines. Sin entrar en discusiones sobre el mecanismo de modificación, nos gustaría tratar algunos aspectos.

En dicho proyecto, como hemos podido comprobar, se establecen principios que podrían dar espacio a una interesante e importantísima apertura del Estado hacia la participación social y ciudadana. En tal sentido hemos querido señalar algunos puntos del articulado que representan un claro avance en la materia.

Según establece el artículo 2 de la nueva propuesta constitucional, “el pueblo ejerce la soberanía por medio de sus representantes o en forma directa (…)” Hablamos, pues, de la superación del mito del Estado-padre/protector.

En el artículo 6 se reconoce a la República Dominicana como un Estado Social y Democrático de Derecho, esta cuestión, tocada anteriormente por nosotros y anunciada por el Presidente Fernández, constituye una llave para la creación de nuevos mecanismos de democracia directa que nos lleven al perfeccionamiento social de la organización jurídico-política de la nación.

Yendo más lejos, la comisión de juristas propone, en el numeral 3ro del artículo 20, sobre los derechos de las ciudadanas y los ciudadanos, el derecho a la “iniciativa congresional y municipal”, así como la formulación de “peticiones a los poderes públicos para solicitar medidas de interés público”.

Ambos puntos pueden constituirse, sin duda, en una apertura hacia la gestión pública de intereses, el denominado lobbying, como mecanismo de participación política de la ciudadanía.

Por último los artículos 82 y 83 completan la alusión constitucional a la temática, postulando que dicha iniciativa legislativa se ejerce mediante la participación de no menos del 2% de los inscritos en el registro de electores y deja abierta la opción a una ley especial que establezca el procedimiento para la propuesta. De igual forma se estipula que quien ejerza dicha iniciativa tendrá derecho a sostener su propuesta ante la otra Cámara.

Con este articulado se abre paso, en la nueva Constitución, a la, tantas veces invocada, regulación del cabildeo ante las instituciones públicas. El famoso lobbying (gestión de intereses privados ante instituciones públicas), satanizado con intenciones non gratas por muchos promotores del arcaísmo estatal, debe ser limitado y diferenciado del tráfico de influencias.

Su control daría paso al necesario proceso de empoderamiento ciudadano, que vendría a potenciar los cambios que por tanto tiempo hemos esperado de los políticos y que sin duda son responsabilidad exclusiva de nosotros, los ciudadanos.

martes, 30 de septiembre de 2008

Los y las jóvenes “estamos aquí”




Por: Guillermo Peña Capellán

“Estamos aquí”; ese fue el gran slogan del I Congreso Nacional de Juventudes del Colectivo Latinoamericano de Jóvenes, celebrado los días 20 y 21 del mes en curso, en la Universidad Autónoma de Santo Domingo y en la Plaza Bartolomé De las Casas, respectivamente.

Este lema pretende demostrar que la mayoría de los y las jóvenes estamos aquí; trabajando, estudiando, aportando ideas y superándonos día a día para construir el país que anhelamos.

Antes de detallar lo acontecido en dicho congreso, es necesario saber cómo surge el Colectivo Latinoamericano de Jóvenes.

En el año 2007, la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, FLACSO, inició en 17 países de América Latina, el proyecto “Colectivo Latinoamericano de Jóvenes Promotores en Juventud” con el apoyo de la Fundación Kellog.

El colectivo dominicano nace a partir del Taller Nacional de Juventud en el que participaron diferentes grupos juveniles, tales como, Jóvenes Unidos por un Estado Sano (JUES), Colectivo Plaga, La Multitud, Red por la Integración y Desarrollo Juvenil de la provincia de Monte Plata (REDIDJ), Movimiento Instituto Teresiana (MIT-Joven), Circoopan, Jóvenes por Siempre, Los pandémicos de Herrera, Forjando Patria (FP), Movimiento Erranticista, Red Nacional de Jóvenes, Visión Mundial, entre otros.

A pesar del aguacero, el reducido presupuesto y todos los imprevistos; se realizó el I Congreso Nacional de Juventudes “Estamos aquí”.

Allí fueron presentados y comentados los resultados de cinco investigaciones realizadas por jóvenes dominicanos y haitianos, las cuales fueron compiladas en el libro “Jóvenes en el Saber” lema del Congreso de Jóvenes Investigadores de Latinoamérica sobre juventud, que será celebrado en Chile.

Las investigaciones son: Propuesta participativa de implementación de la Ley General de Juventud de la República Dominicana: una ley secreta. A cargo del economista Hecmilio Galván. Conocimientos, creencias, actitudes y prácticas de jóvenes que viven con el VIH y su condición de salud en relación a los medicamentos antirretrovirales. Presentada por José Jairo Valenzuela, y “Acceso y uso de Internet en los y las jóvenes de República Dominicana” una mirada a la brecha digital y social. A cargo de quien le escribe.

Por otro lado, el tema Violencia urbana en Cité Soleil y Jalousie fue presentado por Dimitri Jean, y El uso del preservativo en jóvenes de Puerto Príncipe; según edad, género, escolaridad y religión, estuvo a cargo de Bernardin Amazan.

Cientos de jóvenes dominicanos/a y varios jóvenes haitianos/as participamos unidos al día siguiente en las actividades artísticas y culturales celebradas en la Plaza Bartolomé de las Casas.

Con música, teatro, danza, pintura, zancos y otras expresiones artísticas la juventud presente disfrutó de un día diferente, demostrando una vez más la capacidad que se tiene de aprovechar las ofertas de crecimiento académico, político, social y cultural.

Las actividades de pintura empezaron desde temprano a cargo del joven pintor Renato Encarnación junto a otros 10 pintores; las de zancos las coordinó Guillermo Liriano; teatro, Isabel Spencer, mientras que en danza y música fueron responsables el grupo Alemar Capoeira, DJ Efrén Ricardo Camargo, la banda musical Son Abril y el cantautor Janio Lora.

Actividades como éstas nos demuestran que los y las jóvenes estamos aquí promoviendo la diversidad y enfrentando nuestras realidades, para así construir una nueva República Dominicana, la que merecemos.

Wilton, el ciudadano

Por: José Carlos Nazario

En estos días el senador Wilton Guerrero ha demostrado ser un hombre responsable. Ha manifestado su arrojo, como en su momento ha ocurrido con muchos hombres y mujeres en nuestro país.

En esta ocasión sin embargo, se le ha querido asumir como un vengador justiciero que interpela sin miramientos prácticas que por diversas razones son motivo de alarma. Esta búsqueda por parte diversos líderes de opinión de presentarlo como un superhombre puede parir frutos podridos.

El tema de la droga, por su carácter complejo, su factura violenta, pero sobre todo, su condición de medio de ascenso económico de sectores, para muchos, de incómoda ralea, es bastante sensible en nuestro país.

Otras voces han tomado este discurso, en tiempos pasados, con fines de ensombrecer reputaciones y ganar prestigio sin mérito alguno, asumiéndose como héroes. No sucede de la misma manera con asuntos de la misma gravedad.

Tristemente, temas de importancia capital, son simplemente obviados por la opinión pública, sin más. No hemos escuchado, en ese sentido, la voz de ningún notable levantarse contra la evidencia de fraude, que desde todos los sectores tradicionales se exhibe a la hora de practicar el clientelismo político.

Esta aberración, como la que denuncia el Senador de Peravia, es tan común en su pueblo como en cada provincia del territorio nacional. Nadie habla del lavado de activos como motor del crecimiento económico acelerado en los últimos años y su incidencia en que dicho crecimiento no toque fondo y se traduzca en desarrollo y bienestar social.

Nadie dice nada ante la pantomima que nos han montado en torno a los condenados del caso Baninter.

De ninguna manera cuestionamos la legitimidad y el derecho del valiente legislador a denunciar las cuestiones que considere. Para nosotros es un honor compartir la calidad de ciudadano con un hombre de su talante.

Ahora bien, la respuesta a su conducta es más preocupante que positiva para la salud de nuestra república. El solo hecho de que hoy día, según él mismo ha asegurado, su cabeza tenga precio, nos permite comprobar el saldo de esa actitud. Erigir héroes en sociedades que son o aspiran a ser democráticas, no es otra cosa que una muestra de fractura. Los titanes, en los regímenes republicanos deben ser relegados al plano de las leyendas.

Lo que queremos decir es que nos oponemos a que ese Guerrero senador corra la misma suerte de su colega, olvidado por casi todos, Darío Gómez y su causa sea enterrada junto a la inercia de su cuerpo. No. El heroísmo tiene serios y nocivos efectos.

Hace poco escuché al antiguo dirigente reformista Víctor Gómez Bergés decir, que las sociedades como la nuestra, con gran debilidad institucional, deben respetar y poner en buen sitial a sus figuras notables.

Consideramos que su proposición es equivocada. Crear y fortalecer instituciones, promover cultura institucional y derribar los altares cimentados en grandes hombres, para que cada ciudadano y ciudadana se convierta en un pequeño héroe en ejercicio de sus facultades, es nuestra propuesta. Para esto, se hace necesario, más que preservar a los “respetables”, cuestionarlos, asumir que cada uno actúa, como Wilton, como un simple ciudadano.

lunes, 29 de septiembre de 2008

Mi tercer amor


Por: Millizen Uribe

Fue cuando cursaba el tercero de bachiller que tomé la decisión definitiva: estudiaría periodismo. La noticia no cayó muy bien entre uno que otro familiar o amigo que me confesaron soñaban verme convertida en toda una ingeniera industrial o tal vez en una abogada (“carrera que te iría muy bien porque te encanta discutir”).

Hubo otros que no se alarmaron confiados en que al terminar el bachiller el periodismo se integraría a esa lista de “carreras con las que Míllizen alguna vez soñó”.

Mas, al momento de concluir el cuarto de bachillerato y tomar el acostumbrado test -para ver qué carrera seleccionar y comprobar que los resultados se correspondían con mis deseos- ya mami se sumó públicamente a la lista de personas que clamaban: ¡considera otra profesión!

Pero ni lo poco lucrativa, ni lo mal pagada y ni siquiera lo peligrosa (“¡niña todavía recuerdo el asesinato de Orlando Martínez1”, decía mi abuela) que pudiese resultar el ejercicio periodístico me hicieron cambiar de decisión.

Conciente del gran poder que tenía la prensa, soñaba con llegar a los medios de comunicación y utilizar su influencia para ayudar a los más necesitados (si así tan cursi como suena).

Fue así como duré tres años y medio estudiándola y ya llevó unos 4 ó 5 años ejerciéndola. ¿Qué si me arrepiento de mi decisión?


Pues para nada. Todo lo contrario, cada día me enamoró más de ella, y si hoy la identifico como mi tercer amor es sólo porque mi familia y mis deseos de cambio social están por encima de todo.

Sin embargo, definitivamente que la sensación de tener una página en blanco frente a mí y al posar mis dedos sobre el teclado del computador ver como, minutos u horas después, la misma página se va llenando de mí, de mis ideas, de mis temores, de mis quejas y propuestas es una de las sensaciones más deliciosas de mi vida.

¡Claro está que amor no quita conocimiento!, por eso estoy más que conciente de todas las debilidades del periodismo, sobre todo del dominicano: falta de ética, poca creatividad… y una que otra vez, lo sufro, lo padezco y hasta me aburro.

Pero recapacitó y una vez más pienso en esa carrera que nos permite darle voz a los más necesitados y entonces me redescubro enamorada de mi profesión.

Y como este es un amor real, que conoce de defectos y virtudes, está conciente que como parte de esa nueva generación de periodistas debemos abogar por revolucionar este ejercicio profesional.

Por eso aunque no pude estar presente en la marcha que los colegas hicieron hacia la fiscalía en apoyo al periodista Vianco Martínez, quiero desde este rinconcito expresar mi solidaridad con él, al tiempo que entiendo esta acción como uno de los miles de pasos que debemos dar en ese largo, pero muy necesario camino que nos dirige a la dignificación del periodismo dominicano, una tarea difícil pero que unidos podemos lograrla.